Marc André – El Guante de Oro
Escrito por Majariego
30 Oct, 2020

Marc-André Ter Stegen nació el 30 de abril de 1992 en una familia acomodada de la ciudad de Mönchengladbach. Para sus padres, Erich y Renate, Marc-André era su segundo hijo. Seis años antes habían tenido otro varón al que llamaron Jean Marcel.

El apellido de la familia, Ter Stegen, es de origen holandés lo que no es raro porque Mönchengladbach, ciudad pequeña de 260.000 habitantes, está al oeste de Alemania, casi fronteriza con Holanda.

Como todo niño empezó a jugar con la pelota desde su más tierna infancia y cuando tenía 2 y 3 años, ya le daba patadas a un balón con su hermano en el jardín. Su padre no era muy aficionado al fútbol, pero su abuelo, al que llamaba Opa, era fanático del Borussia Mönchengladbach, por lo que cuando Marc-André cumplió los 4 años, lo apuntó a la Escuela del equipo de su corazón en la categoría para los más pequeños de la Escuela.

Como todos los niños de pequeño, Marc-André quería ser delantero y meter goles por lo que empezó en las categorías inferiores jugando en esa posición, pero como pasa mucho en esas edades, cuando el portero de su equipo faltaba, el entrenador le ponía a él bajo los palos. Marc-André empezó a cogerle el gusto a jugar de portero aunque, como en todos los inicios, no siempre son fáciles, por lo que en su primer partido de portero, se metió un gol en propia puerta. Después de eso, poco a poco fue jugando más en esa posición aunque seguía siendo el portero suplente si faltaba el titular y el seguía jugando de jugador, o no, según decidiese el entrenador. Tanto es así que en un torneo de categorías inferiores en el que Marc-André no estaba jugando los partidos de las eliminatorias por decisión técnica, el entrenador decidió ponerle de titular bajo palos, a pesar de las protestas de los padres, a los que contestó: “Con él en la portería ganaremos seguro!. ¡Y así fue!.

iniesta

A partir de ahí, fue pasando por todas las categorías inferiores del Borussia Mönchengladbach, hasta que en 2010, con 18 años pasó a jugar con el filial del equipo de sus amores. Esa temporada destacaría muy pronto convirtiéndose en uno de los puntales de aquel equipo, lo que le sirvió para entrenar e ir convocado como portero suplente con el primer equipo.

Un año antes de eso, en 2009, Marc André se proclamó Campeón de Europa sub-17 con Alemania, siendo el portero titular en todos los partidos, incluyendo la final en la que derrotaron a Holanda por 2-1. No corrió la misma suerte en el Mundial de la Categoría donde perderían contra Nigeria en octavos de final en lo que se consideró un adiós prematuro al Torneo.

Pese que a nivel personal las cosas le iban muy bien a Marc-André, no tanto al equipo que en febrero de 2011, destituyó al entrenador, Michael Frontzeck, tras haber sumado 16 puntos en 22 jornadas de Liga, lo que tenía al equipo sumido en la parte baja de la tabla luchando por evitar el descenso.

Su sustituto, Lucien Favre, es considerado por Marc-André como su padre futbolístico porque, desde su llegada siempre lo tuvo en sus planes del primer equipo y, si bien lo mantuvo de suplente por detrás del portero belga Logan Bailly, la irregularidad de éste, hizo que el 10 de abril de 2011, con 18 años y 325 días,  le diera su primera oportunidad como titular en el equipo de su vida en la máxima categoría del fútbol alemán. Marc-André no falló a la confianza del entrenador.  Hasta el día de su debut, el equipo encadenaba en Liga 5 victorias, 5 empates y 19 derrotas, algunas de ellas tan flagrantes como un 7-0 contra el Stuttgart. El día de su debut, no era un partido cualquiera, sino que se jugaba el Rheinderby (Clásico del Rihn), ante el “archirival” el FC Köln. Marc-André no pudo dejar la puerta a cero, pero el equipo tuvo una mejoría muy notable en el aspecto defensivo y ofensivo y goleó por 5-1 al Colonia. Muestra de su carácter fuerte y ganador, ese partido deja la anécdota que al acabar, ese “niño” de 18 años que acababa de debutar, cogió el micrófono y a través de la megafonía se puso a cantar con la hinchada como un aficionado más.

Desde ese momento, jugó los 7 partidos restantes de la temporada, dejando su portería a cero en 4 de ellos y sólo concediendo un gol en los otros 3. Finalmente el Borussia Mönchengladbach consiguió la salvación in extremis en un playoff disputado contra el Vfl Bochum al que ganó 1-0 en la ida y empató a 1 en la vuelta.

El inicio de la temporada siguiente, la 2011-2012, ya dejaría señales del cambio tan radical que iba a sufrir el equipo con Favre como entrenador desde el principio de temporada y Marc-André de portero titular desde el inicio, ya que no podía empezar de mejor manera que ganando por 1-0 al todopoderoso Bayern de Munich.

Esa temporada Marc-André, con 19 años, jugó los 34 partidos de Liga, encajando un total de 24 goles (0,71 goles por partido), lo que refleja la gran mejoría del equipo en ese aspecto, frente a los 65 goles (1,91 goles por partido) que el equipo había encajado la temporada anterior.

Estas cifras acompañadas por el buen juego del equipo, le hicieron merecedor de un salto espectacular en la tabla pasando de jugar los playoff de descenso, a quedar 4º en Bundesliga la temporada siguiente, clasificándose para jugar la Champions League. Gran parte del éxito del equipo, además de las grandes actuaciones de Marc-André se debieron al gran rendimiento de un joven delantero de 22 años, uno de los mejores amigos de Marc-André, que ese año marcó un total de 18 goles en Liga: Marco Reus.

Ese mismo año, concretamente el 29 de febrero de 2012, Marc-André hizo su debut con la selección sub-21 en la Fase de Clasificación para la Eurocopa 2015 de la categoría. Ese día, Alemania ganó a Grecia por 1-0. En el resto de la Fase, Marc-André jugó 6 de los 10 partidos, incluidos los 2 partidos del playoff contra Ucrania que le dieron la clasificación a Alemania. En ninguno de esos dos partidos importantes, Marc-André recibió ningún gol.

La temporada siguiente, 2012-2013, vendría acompañada de importantes cambios en la plantilla que se verían reflejados en los resultados. La salida de Marco Reus al Borussia Dortmund no fue bien suplida en cuanto a número de goles por un jovencísimo delantero holandés de 21 años: Luuk de Jong. Esto acompañado de una defensa más endeble hicieron que el equipo encajara el doble de goles que la temporada anterior, lo que relegó al equipo a la 8ª plaza de la Bundesliga, fuera de Competiciones europeas. A pesar de todo, Marc-André siguió demostrando que crecía día a día y empezó a sonar el interés de grandes clubes europeos por hacerse con sus servicios, entre ellos, el FC Barcelona.

A pesar de todo el interés suscitado, Marc-André aún defendería los palos del equipo de su corazón durante una temporada más, devolviéndolo en la temporada 2013-2014 a Competiciones Europeas gracias al 6º puesto que consiguieron. En el plano individual, Marc-André volvió a ser titular en todos los partidos de Liga, como lo fue con Favre de entrenador desde el día en que lo hizo debutar.

El día que jugó el último partido con el Borussia Mönchengladbach, Marc-André acabó dando la vuelta de honor al estadio y llorando a lagrima viva ante los vítores de los que habían sido sus aficionados hasta esa fecha. Marc-André es y seguirá siendo un fiel seguidor del Gladbach.

En su paso por la Bundesliga, deja el récord del máximo % de disparos a puerta atajados en un 76 %.

Su llegada al Barça

Marc-André llega a Barcelona en verano de 2014 en un traspaso por el que el Barça pagó 12 MM de euros al equipo alemán. Con un contrato de 5 años y una cláusula de rescisión de 80 MM de euros, por fin Zubizarreta, el que en aquel momento era Director Deportivo del Barça y máximo valedor del fichaje, consigue traer al portero del futuro que quería.

A pesar de ello, Zubizarreta ficha también ese año a un portero experimentado en la Liga y curtido en mil batallas como Claudio Bravo que será junto a Marc-André la dupla de porteros del Barça para esa primera temporada del alemán en Can Barça.

Ambos tenían la difícil tarea de sustituir a Víctor Valdés, el que hasta la fecha era considerado el mejor portero del Barça de la Historia probablemente tras unos últimos años tan buenos como convulsa y confusa fue su salida del Club tras una no renovación anunciada más de un año antes de la finalización de su contrato.

Y ahí Marc-André tuvo mala suerte. La peor de las suertes dirían los futbolistas ya que una inoportuna lesión en la zona lumbar le dejó en el dique seco justo al inicio de la temporada por lo que no pudo competir de inicio por ser titular en la Liga, puesto que Luis Enrique, entrenador del Barça de esa temporada, otorgó al chileno Bravo en detrimento del joven alemán.

Una vez recuperado, Marc-André debutó con el Barça el 17 de septiembre de 2014 en una Barça – APOEL de  Nicosia correspondiente a la Fase de Grupos de la Champions League. Ese partido el Barça ganó 1-0 y el alemán pudo debutar sin encajar gol.

Su segundo partido no fue tan plácido ya que se enfrentaba el Barça al PSG en el Parque de los Príncipes. Un primer gol de David Luiz y un segundo de Verrati tras un córner y una salida fallida de Marc-André colocaron un rápido 2-0 que el Barça no sería capaz de levantar, perdiendo aquel partido por 3-2.

El resto de la temporada transcurrió así, con Claudio Bravo siendo el portero de la Liga y Marc-André jugando los Torneos del K.O.: Copa del Rey y Champions.

El no jugar en Liga frustró bastante a Marc-André tanto porque creía en sus posibilidades como que él venía al Barça pensando que sería titular y su fuerte carácter le hizo pasar por algún mal momento esa temporada ya que le quemaba el banquillo.

En cualquier caso, todo eso se vio recompensado con el título de Liga en el que él no participó ni un solo minuto, pero sobre todo con los títulos de Copa del Rey donde Marc-André fue titular y en la que se ganó al Athletic Club de Bilbao por 3-1 en la final y por el título de Champions League que daba el segundo triplete de la Historia del Barça tras vencer a la Juventus de Turín por 3-1, aunque especialmente memorable fue el partido de vuelta de semifinales contra el Bayern de Munich a domicilio en el que Marc-André fue uno de los principales artífices de que el Barça conservara la renta de 3-0 que llevaba de la ida y el equipo perdiera sólo por 2-3, gracias en gran parte a una actuación estelar del arquero alemán que hizo varias paradas portentosas, una de las cuáles fue designada como la Mejor parada del Año en la UCL.

A finales de esta temporada, Marc-André disputa la Eurocopa Sub-21, siendo el portero titular de la selección germana. El camino en ese Torneo no fue fácil, y aunque Alemania se clasificó para la segunda fase, no sin sufrimiento, con una victoria y dos empates, sufriría una dura derrota por 5-0 contra Portugal, siendo una de las derrotas más dolorosas de la carrera e Marc-André

Tras acabar la Eurocopa sub-21, arc André decide acortar sus vacaciones 11 días para ponerse a las órdenes de Luis Enrique para intentar ganarse el puesto de titular. En la Supercopa de Europa juega de titular y el Barça supera al Sevilla por 5-4. En la Supercopa de España juega de titular los dos partidos pero sin suerte y encaja 4 goles en la ida contra el Athletic Club, por lo que Luis Enrique sigue manteniendo a Bravo de titular en Liga y a Marc André en Copa y Champions. Esa temporada el Barça ganará la Copa con un 2-0 en la Final al Sevilla y perderá en cuartos de final de la Champions contra el Atlético de Madrid.

Es en la temporada 2016-2017 con la salida de Claudio Bravo del Club cuando por fin Marc André se consolida como titular en la portería del Barça tanto en Liga como en Copa, realizando una meritoria temporada que le empezarán a colocar entre los rankings de los mejores porteros del mundo. Su juego de pies no pasa desapercibido por lo llamativo del mismo hasta el punto de batir, contra el Athletic de Bilbao, el récord de más pases dados correctamente por un portero. A finales de esa temporada Marc André renovaría su contrato con el FC Barcelona hasta 2022 y con una cláusula de rescisión de 180 MM de euros.

La temporada siguiente, ya consagrado como portero top a nivel mundial Marc André bate el récord de estar más partidos consecutivos en Liga sin conocer la derrota (39). A pesar de encajar únicamente 28 goles en 37 partidos no consiguió el Trofeo Zamora que se llevaría Jan Oblak.

Es más, a pesar de ser considerado uno de los 3 mejores porteros del Mundo, Marc André aún tiene retos importantes por conseguir como son el Trofeo Zamora que no lo ha ganado hasta la fecha y asentarse como portero titular de la selección alemana donde la figura de Neuer y ciertas presiones por parte del Bayern de Munich a Joachim Löw han hecho que siga siendo un suplente de lujo.

Persona entrañable, muy asentado en Barcelona donde le gusta de salir a disfrutar de la ciudad “como uno más”, Marc André, aquel niño que se crió en Mönchengladbach, ya es uno de los jugadores más queridos y admirados por la afición del Barça que ve en él los valores humanos y deportivos que tanto gustan al culé: honestidad, esfuerzo, compañerismo y buen corazón. Por todo ello, y recién renovado hasta el año 2026…

…per molts anys Marc André – El Guante de Oro!!!